Grupo de Cooperativas Integrales


1. Definición de cooperativa integral.

La cooperativa integral es una forma jurídica aceptada por la ley de cooperativas del estado español que dice concretamente:

CAPÍTULO XI. SECCIÓN I. DE LAS COOPERATIVAS INTEGRALES

Artículo 105. Objeto y normas aplicables.

Se denominarán cooperativas integrales aquéllas que, con independencia de su clase, su actividad cooperativizada es doble o plural, cumpliendo las finalidades propias de diferentes clases de cooperativas en una misma sociedad, según acuerdo de sus Estatutos y con
observancia de lo regulado para cada una de dichas actividades. En dichos casos, su objeto
social será plural y se beneficiará del tratamiento legal que le corresponda por el cumplimiento
de dichos fines.

Teniendo en cuenta que somos personas interesadas en cooperativitzar nuestra actividad tanto
como sea posible, las posibilidades que nos da una cooperativa “polifacética” como es la integral
serán mayores que cualquier otra opción.

2. Para qué objetivos crearemos cooperativas integrales?

El objetivo de esta idea es crear una forma jurídica que nos permita construir un espacio de relaciones económicas autogestionadas entre los participantes, que esté blindada contra los embargos privados o públicos y que minimice de manera totalmente legal, el pago de impuestos y seguridad social, todo protegiéndonos tanto como sea posible de la acción de la banca y del Estado.

Así pues es una forma jurídica legal de transición para permitirnos construir, desde el ámbito más
local, una manera de vivir donde ni la banca ni el estado serán necesarias,
El origen de la protección que nos da la cooperativa es que el capital social que se aporta como
socio, ya sea en su parte obligatoria o voluntaria , no es embargable si se embarga al socio, porque
así lo determina la ley que por estas características la diferencia de otras formas como los
autónomos, las sociedades limitadas y las anónimas. Por ello, los bienes y dinero que hay en una
cooperativa sólo se pueden embargar si se embarga a la cooperativa por sus propias deudas, no por
las deudas de sus miembros.

Es por esto que la manera como funcionaríamos protegería legalmente a sus miembros y lo haría
porque los participantes protegeríamos la cooperativa en una relación de reciprocidad por el bién
común.

La cooperativa nos permitiría:

  • Ser insolventes y desempleadas como personas, según el sistema y el marco jurídico vigente,
pero a la vez poder vivir con toda normalidad, trabajando y consumiendo de manera autogestionada, sin preocuparnos por los embargos de las deudas anteriores.
Para hacerlo, tendríamos que asumir que la cooperativa no se podría endeudar, de forma que su
patrimonio, que seria nuestro patrimonio común, sería imposible de embargar legalmente.
Por esto las personas y empresas que formarían parte, deberán cumplir estrictamente lo siguiente:

  • No se podrían endeudar con entidades financieras en nombre de la cooperativa. Esto estaría
determinado por los propios estatutos.

  • No se podrían endeudar con proveedores, más allá de los pagos a 30, 60 ó 90 días que son
habituales según el caso. Tampoco con hacienda ni ninguna institución del Estado.

3. Composición.

Quien podrá ser miembro?

  • Legalmente, cualquier persona individual o jurídica. En cuanto a la cooperativa de consumo,
cualquier persona física puede participar y en cuanto a la cooperativa de servicios, cualquier
persona con actividad económica sea persona individual o jurídica lo puede hacer.

  • En cuanto a personas jurídicas con actividad económica, las cooperativas integrales tendrían
que aceptar autónomos, sociedades limitadas, cooperativas de trabajo y sociedades laborales.
És a decir empresas personales, familiares o de carácter reducido. Pondremos como condición
que no tengan más de 5 personas trabajando para que no tengan demasiada envergadura en
relación a la cooperativa. Si necesitan más trabajo, otros socios de la cooperativa pueden
trabajar con ellos.

Qué envergadura deberán tener?

  • Legalmente, al ser una entidad muy poco frecuente este aspecto no está determinado
jurídicamente, si bien nos podemos basar en las cooperativas de servicios que se puede
constituir con sólo media docena de socios.

  • A nivel de funcionamiento, y por poder ser una alternativa realmente integral, recomendamos que tengan entre 50 y 100 socios, de forma que sea fácil reunirse y las
personas que participan se puedan conocer personalmente. La generación de confianza
entre los participantes es importante y por esto no sería adecuado crecer más. Del mismo
modo que en el ejemplo de las cooperativas de consumo ecológico, cuando se dé la
posibilidad de hacerse demasiados grandes se tendrá de crear una segunda cooperativa,
todo pensando en promover que cada vez los miembros de una cooperativa puedan vivir
más cerca los unos de los otras.

4. Como funcionarían a nivel de gestión económica.

A) Gestión en moneda oficial

La gestión de la actividad económica en moneda oficial (en la Uno nió Europea en Euros) estaría
enfocada a facilitar , de manera pràctica, que los miembros de la cooperativa que la utilicen para
trabajar puedan hacer un uso que no perjudique a la cooperativa ni a sus miembros pero que a la
vez los permita tener una actividad productiva autónoma.

Actividad productiva autónoma

Cada persona o empresa con actividad productiva autónoma abriría una cuenta a nombre de la
cooperativa con qué estaría autorizada a operar para cobrar de sus clientes y pagar a sus proveedores.

Una comisión económica de la cooperativa que estaría coordinada por una persona con conocimientos de contabilidad y gestoría, además de a apoyo legal y de gestión para sus
miembros, haría seguimiento porquè ninguna cuenta corriente se pudiera convertir en un problema
por el conjunto de la cooperativa.

Actividad de consumo coordinada

Se crearán cuentas unitarias como cooperativa gestionados directamente por la comisión
económica, que se encargará de efectuar los cobros a los responsables de cada gasto.
Se usarán para las compras colectivas y también se podrán domiciliar recibos personales. Para
quienes necesite domiciliar recibos habrá una cuenta conjunta de la cooperativa. De este modo la
cooperativa podrá negociar y gestionar de manera unitaria cualquiera recibo que depositen sus
miembros, sea de electricidad agua o teléfono.
A la vez, desde una comisión de consumo consciente se tratará de minimizar sus costes, a través
de:
­ formación en la reducción del consumo de agua y energía
­ formación en el uso de herramientas que reducen el coste (por ejemplo telefonia por internet, etc.)
Autoempleo de los miembros de la cooperativa.
Por otro lado, para aquellas personas que estén buscando trabajo, habrá una comisión de
”autoempleo” que se dedicará a dar formación, apoyo o acompañamiento segun haga falta, para
que la persona pueda realizar tareas que sean útiles a la colectividad, en el marco de las
necesidades cooperativas y comunitarias, y que se puedan remunerar suficientemente en moneda
oficial como para responder a los gastos que pueda tener la persona en concreto.
Aportaciones al bote común
A partir de un presupuesto de la comisión económica, y teniendo en cuenta que hará falta que al
menos una de las personas que formen parte de esta comisión se dedique profesionalmente, se
derivarán cuotas que pagarán todos los miembros de la cooperativa que puedan hacerlo y que
facilitarán el pago de esta y de otros gastos comunes. Las cuotas seran proporcionales a la
actividad que hace cada cual y se decidiran por asamblea.

Dado que algunos participantes se habrán deshecho de muchos gastos, como los de gestoría, que
tienen habitualmente, no debería representar ningún problema cumplir este punto.
Así oues, el objetivo global de la cooperativa en la actividad de sus miembros en moneda
oficial será que progresivamente estos puedan pagar sus gastos sólo a partir de la actividad
económica que hacen a través de la cooperativa.

B) Gestión económica en el espacio intracooperativo

Hasta ahora hemos hablado de “la economía de supervivencia”, es decir, aquella que necesitamos
mientras que no podemos salir completamente del sistema capitalista que nos obliga a utilizar su
moneda para pagar algunas de nuestras necesidades básicas. Ahora hablamos de la otra vertiente
que en el fondo es la más importante que la cooperativa puede potenciar, sobre todo a la larga.
En primer lugar, els criterios de estas relaciones económicas dentro la cooperativa deberán ser
diferenciando las necesidades básicas del resto de necesidades. Necesidades como el techo, la
alimentación, la salud y la educación se deberán defender desde los miembros de la cooperativa
para todos sus miembros como un asunto de primera prioridad. En este sentido, la cooperativa
intentaría funcionar como realmente lo debería hacer una “institución pública”, es decir
preocupándose por la vida digna de sus ciudadanos.

En segundo lugar, se promovería el cambio de manos gratuito de objetos, con la base que las
cosas no son de nadie sino de quien hace uso, hasta que ya no lo necesita. Uno de los proyectos
importantes a promover dentro de una de estas cooperativas serian “las tiendas gratis” y los
almacenes, dónde la gente pueda traer todo lo que no usa y llevarse lo que necesita.
De este modo se iría creando un espacio dónde no serán las cosas los que se intercambiará, sino que
lo que se hará será intercambiar el tiempo que es un bién escaso y el principal patrimonio que
tenemos cada una.

Ligado con esto, para incentivar el hecho de cubrir las necesidades básicas, aquellos miembros de
la cooperativa que dediquin su tiempo a cubrir necesidades básicas de otros compañeros (cómo
por ejemplo ofreciéndolos parte de la producción del huerto que cultivan), acumularan horas que
podrán utilizar como moneda de cambio por recibir servicios “no básicos” por parte de otros
miembros. De este modo, el único mercado que habría internamente, será de horas.
Un grupo de trabajo se encargará de dinamizar esta parte de economía sin dinero de la
cooperativa integral.

C) Intercambios con otras cooperativas y proyectos.

La tercera forma de relación económica que se iría dando a medida que su puesta en marcha sea
una realidad serian los intercambios con otras cooperativas integrales y otros proyectos afines que
no son parte de la cooperativa. En este ámbito funcionarian:

  • El intercambio de horas. Serían horas de trabajo que una cooperativa intercambia con otra .
La persona de la cooperativa que realizará aquella tarea vería aumentada su cuenta de horas
disponibles de altri y a la inversa para quien fuera receptor de este servicio.

  • Para el intercambio de bienes productivos no básicos, pero que són o serian producto del
trabajo de algún miembro de la cooperativa, se seguiría un criterio parecido al primer caso,
pero haciendo equivaler los bienes con el tiempo.

  • Cuando se trate de necesidades basicas, se actuará de manera parecida a dentro la cooperativa; es decir que si se trata de una necesidad que no puede cubrir la propia cooperativa y que en otra, forma parte de su excedente productivo, esta segunda recogerá el bien de su
productor y lo entregará a la primera cooperativa la cual lo cederá a la persona o personas
que lo necesitan. Contablemente la cooperativa que recibe el bien deberá las horas de trabajo
que haya costado esta producción a la cooperativa cedente, mientras que dentro la cooperativa cedente, la persona que haya realizado esta aportación básica verá como su saldo
de horas se ha incrementado en positivo por la misma cantidad que equivale a esa deuda.

  • Los bienes que alguien ha dejado al espacio gratis no se intercambiaran sino que se cederan si
hay alguien de otro lugar que necesita llevárselos, mientras sean bienes que siguen siendo
comunes, es decir que quienes los use los deba facilitar de nuevo cuando ya no los necesite.

De este modo habría mucha flexibilidad y capacidad de responder, pues no sería sólo un
intercambio entre personas sino un intercambio entre organizaciones numerosas que como tales
tienen una capacidad de respuesta importante.

Si bien en el caso de dentro la cooperativa integral sería opcional utilizar Internet para realizar los
intercambios, en el caso de intercambios entre cooperativas se anunciarían y se concretarían a
través de Internet siempre, incluyendo llamadas gratuitas.

Cada cooperativa integral tendría su comisión “de intercambios externos” para facilitar el contacto entre la cooperativa que ofrecen o piden y las personas miembros de su grupo que las pueden cubrir. De este modo se harían mucho más ágiles y fértiles los intercambios que en el formado individualista que predomina, donde los problemas de anonimato y desconfianza hacen que se dificulte el crecimiento de alternativas económicas de este estilo.

5. La cooperativa integral como escuela de autogestión y
cooperación social

Más allá de la economía y de cubrir necesidades, la propuesta de la cooperativa integral sería
un marco idóneo dónde recuperar las relaciones sociales solidàrías y las ideas de colectividad y
de autogestión que nos han sacado el sistema actual, basado en la propiedad, la acción individual y
la competencia.

Podría ser un espacio dónde a partir de las relaciones iniciadas se podría aprender también a
autogestionar el aprendizaje, autogestionar la salud así como las necesidades emocionales y
personales; una escuela para aprender a autogestionar nuestra vida desde la economía hasta la
psicología, y donde podernos deseducar todo lo que nuestra educación por ser competitivos, hace
que llevemos dentro.

Participar en una cooperativa integral es apostar por una nueva forma de vida en que la
cooperación sustituye a la competencia como máxima que guía nuestros actos.
Este proceso no fluirá sin estorbos, tenemos sentimientos de desconfianza y materialistas muy
interiorizados y será normal que cueste, pero es un proceso que ya es inaplazable ante el colapso
del sistema actual y la carencia de soluciones que ya están experimentando las personas que han
quedado excluidas debido a esta crisis.


6. Pasos para poner en marcha una cooperativa integral.


Dado que se trata de compartir muchos aspectos de nuestra vida (empezando por la producción
y la necesidad económica, pero yendo mucho más enllà), lo más importante de cara a empezar
una cooperativa integral es agruparse, en la medida de lo posible, a partir de afinidades. Haría falta
que grupos de entre 4 y 8 personas que ya tienen un conocimiento y confianza en común, se
apunten como “núcleo o grupo afín” Pueden ser familias enteras con padres, madres y hijos;
pueden ser estudiantes que conviven, pueden ser compañeros de trabajo, amigos y amigas, etc. Un
aspecto importante, en la medida de ls posible, seria apuntarse a este viaje casi con quien
querríamos convivir o ver a menudo.

El segundo criterio importante es la proximidad territorial. Estamos creando un núcleo de
autogestió cotidiana, y por lo tanto, las personas con quien te apuntes deben convivir al menos en
el mismo barrio o pueblo.

Cuanto más proximidad territorial, mejor; si fuéramos todos de la misma isla de casas sería ideal,
pero sabemos que para combinar los dos criterios debemos partir de la realidad y con ser del
mismo barrio o pueblo ya estarà bastante bien para empezar.

Desde el colectivo crisis y la web http://www.17­-s.info crearemos un formulario web para que
los grupos de personas que estén interesadas en formar parte de una cooperativa integral lo puedan
manifestar.

A partir de aquí facilitaremos que la gente próxima se pueda empezar a poner en contacto porque
cuando sean suficientes se puedan conocer en persona y empezar el proceso de creación.
El colectivo CRISIS tendrá personas formadas en el proyecto que se encargaran de participar en las
primeras reuniones de formación de la cooperativa para responder todas las dudas que puedan
surgir y para ayudar a ponerlo en marcha.

En este inicio se tendran que atar también todos los aspectos jurídicos y legales. La ventaja de
crear varías cooperativas con el mismo formato es que podremos crear un cesto de recursos
técnicos para hacer que sea lo suficiente fácil aplicarlo cada vez que se quiera crear una cooperativa
nueva, mucho más de lo que costaría crear un proyecto de cero. Por ejemplo, podrem contar con
unos estatutos básicos que expliquen los aspectos más importantes para ver si se quiere hacer
alguna modificación, en vez de haberlos de pensar de nuevo cada vez.

Otra cuestión importante en las primeras reuniones será compartir la situación de actividad
profesional, laboral y en algunos aspectos personal, los intereses en cuanto al proyecto y las
necesidades de cada participante. Se deberá crear la comisión económica y hacer un presupuesto
de todos los movimientos que irían con moneda convencional y de lo que haría falta aportar al
bote común para financiar los gastos compartidos. También se deberá decidir sobre las cuotas que
debe aportar cada persona o grupo según su situación y si aparecen problemas o tareas concretas
que requieren invertir tiempo, se tendran que resolver, en un principio, con el tiempo de las
personas que no tienen trabajo por ejemplo y a partir de aquí, una vez que sobre el papel la
economía pueda funcionar, nos pondremos en marcha. Mientras la gente que ya tiene trabajo y la
comisión de economía empiezan sus funciones, se irán constituyendo los otras elementos básicos
de la cooperativa: como la comisión de consumo consciente, la comisión de autoempleo y
progresivamente también las relaciones económicas sin dinero.

A partir que se cree la primera cooperativa integral ya se podrá explicar esta experiencia como
base para los pasos siguientes y a partir de aquí se podrá saber qué pasos son más adecuados para
consolidar el proyecto, puesto que situados en este punto hay varios caminos y es cuestión de
averiguarlos y de compartir la experiencia de seguirlos y de aprender.

Resumen de los pasos comentados:

1. . Manifestación de interés por parte de grupos
2. . Conocimiento entre diferentes grupos que pueden formar una cooperativa.
3. . Primeras reuniones. Decisiones sobre estatutos, capital inicial, cuotas de los socios,
comisión económica.
4. . Creación legal de la cooperativa
5. . Funcionamiento productivo de algunos de sus miembros desde la cooperativa, mientras se
van iniciando nuevas comisiones